No voy a revelar con quién sostengo este intercambio a través de Facebook, pero es real, dolorosamente real. Se origina en una pregunta, quizá estúpida por el contexto, que hice a mi respondiente: ¿De verdad que en aras de “tumbar la mafia” puedes ignorar esto e instrumentalizar la asesoría de Santana a Medina?”. Reproducía en su muro, y a continuación de la pregunta, un artículo del portal Brasil247.com que ustedes pueden leer presionando aquí.

dilma y santana

Durante estos últimos días he republicado en mi muro de FB numerosos artículos que han visto luz en medios de prensa alternativos, contrarios al golpe contra la presidenta Dilma Rousseff. Artículos que hablan sobre cómo Santana (que puede ser un corrupto redomado, un soberano canalla) es la pieza buscada para poder someter a juicio político a la presidenta Rousseff, destituirla y terminar con todas las conquistas democráticas obtenidas por el pueblo brasileño durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores.

Sobra decir que continuaré publicando todo lo que ofrezca una versión distinta a O Globo, ese infame y ultraderechista conglomerado contrario a la democracia y a la justicia que tan acríticamente ha utilizado la ¿oposición? dominicana.

Dado que esta ¿oposición? ha aprovechado el apresamiento de Joao Santana para tratar de sacar ventaja electoral, me pareció pertinente hacer a mi amigo ¿convergente?, ¿emepereista?, ¿rap?, la pregunta que reproduzco en el primer párrafo. Su respuesta no puede ser distinta a la que corresponde a la cultura trujillista que nos signa.  O quizá menos contemporáneo y más atávico: reinó otra vez esa maldita lógica bíblica de “si no estás conmigo, estás contra mí!”, con el agregado cultural dominicano que todos conocemos. Aquí les va lo que me escribió –respetando su gramática– y a continuación mi respuesta

El correo de mi amigo

Mi querida Margarita en respuesta a tu pregunta te respondo con otras preguntas. Te digo ademas que Danilo Medina y su gobierno están en el deber de responder a las interrogantes que sobre este caso se hace la gente en estos días. Este escándalo de corrupción que involucra a dos de las grandes empresas mas grandes de Brasil y que ha pasado al ámbito internacional aparecen los nombres de la RD y su presidente Danilo Medina, En verdad crees que Danilo Medina, Lula y Odebrecht nada tienen que ver con la sobrevaluacion de Punta Catalina?….En verdad crees que el ‘Danilismo’ y el ‘Leonelismo’ no son mafias enquistadas en el Estado dominicano?….Por ultimo, por que tu defensa implícita y no tan implícita al ‘Danilismo’ o a Danilo Medina?, Y…. En verdad crees que Danilo Medina no compro la reelección?

Mi respuesta

Mi querido XXXX: No creo que albergues duda alguna de que puedo responder cada una de tus inquietudes (perdona si parezco prepotente). Y lo haría gustosa si de antemano tú no hubieras contaminado el posible diálogo con la pregunta que indaga el porqué de mi “defensa implícita y no tan implícita al danilismo o a Danilo Medina”.

Quizá no sea esa tu intención, pero para el caso lo mismo da: presupones que lo que he dicho en estos días y la misma pregunta que te hice a ti, no obedece a que creo que hay una grosera instrumentalización del caso de Joao Santana sin parar mientes en el contexto brasileño y en lo que la derecha está haciendo contra Dilma, lo que no obvia –y hasta ahora no se me ha ocurrido decirlo— que se cuestione el origen de los fondos pagados al publicista. Pero además, tus preguntas no son tales, sino acusaciones en forma de preguntas. Y así no, querido XXXX.

A lo que asistimos en estos días es a un manejo político del que disiento: en ningún momento he visto, leído o escuchado ninguna reserva sobre lo que está sucediendo en Brasil lo que, te repito, no invalida que se exija que Danilo Medina esclarezca lo que tiene que esclarecer. Por el contrario, he visto banners en las redes donde se decreta la corrupción de Dilma y de Lula, creando en el imaginario colectivo la idea de que las acusaciones contra ambos están comprobadas. No ignorarás las implicaciones políticas que eso tiene contra el “proyecto progresista”. Si a ti eso te parece bien, a mí no.

De todos modos, querido amigo, porque me conoces debes saber que no me intimidan las asociaciones que buscan descalificar mis opiniones. Aunque me entristece siempre, estoy acostumbrada a que el chantaje social, político e ideológico sea la manera de “dirimir” nuestras diferencias. Es esta distorsión la que explica que para ti yo haya pasado de ser “merecedora de este y más reconocimientos por tu capacidad y dedicación al periodismo responsable” a ser una ¿vendida?

Anuncios