Las culpas de Minou y Guillermo

Hubiera podido también titular este artículo “La derrota como chantaje”. Porque de eso se trata, y no de otra cosa, el argumentario a favor de una “unidad opositora” que prescinde, con un descaro que avergüenza, de ver la viga en el ojo propio para rasgarse las vestiduras por la paja en el ajeno.

guillermoyminou

Tanto nos hemos acostumbrado a entender la política como mera lucha electoral, que las consideraciones ideológicas –por muy descoloridas que sean—para persistir en un proyecto propio, son vistas como perversa traición al fin último, y único, que es ganar y sustituir, ganar y continuar con un modelo que empobrece a los más en beneficio de los menos, cambiar para que todo siga igual.

Por eso no hay día de Dios en que los medios no recojan una opinión acusadora sobre la reticencia de Minou Tavarez Mirabal y Guillermo Moreno a unirse a un “bloque progresista” no solo incapaz de hacer una crítica creíble y esperanzadora al modelo peledeísta, distinta a las consabidas y vacías promesas electorales, sino que lava las culpas históricas, éticas y políticas del reformismo balaguerista, cuando, tragándose su propio tiburón podrido, su candidato afirma que faltaría al deseo popular de cambio si permitiera “que se conspire contra la unidad de las fuerzas capaces de construir la mayoría, esgrimiendo rivalidades del pasado, ya felizmente superadas”. A confesión de parte, relevo de pruebas.

Descalificar a Minou por su historial peledeísta, por su acrítico tránsito hacia la independencia es, por lo menos para mí, socialmente avieso y políticamente hipócrita. Sí, fue peledeísta. Sí, fue diputada por un partido apoyado en el incalificable Frente Patriótico que cerró el paso a José Francisco Peña Gómez, el más grande líder popular que haya parido jamás la historia republicana. Sí, tomó juramento a Leonel Fernández y advirtió a la oposición en su discurso de no hacerse ilusiones porque su triunfo sería retroceder a estadios sociales inferiores. Todo eso es verdad como un templo.

Pero también es verdad que, como diputada, Minou fue siempre ácidamente crítica con proyectos lesivos para la salud de la democracia y el bienestar de la ciudadanía. Si para muestra un botón basta, recordemos su coraje en defensa de posiciones minoritarias durante el proceso de reforma constitucional –particularmente en el caso del malhadado artículo 30– y su rechazo a la desnacionalización de los dominicanos de ascendencia haitiana. No es este su inventario, pero he hablado de muestra y me limito.

El acoso a Guillermo Moreno es también sistemático. No teniendo cola partidista que le pisen, se apela a rasgos de su personalidad para convertirlos en déficits políticos. Lo acuestan a la fuerza en el diván de improvisados psiquiatras mediáticos y le diagnostican toda suerte de trastornos. Como no cede, le aplican terapia convulsiva recordándole que su insignificancia electoral, sus miserables porcentajes, solo lo arriesgan al ridículo. Tratan de meterle miedo.

Si todo lo que he venido diciendo es posible, lo es porque los escrúpulos de la mal llamada oposición son los de María Gargajos. Descalifican a Minou por la mancha indeleble de su peledeísmo, pero reivindican como gesto patriótico reformista “abandonar las mieles del poder” morado para “recorrer un camino propio”. Critican la intransigencia principista de Guillermo, pero agradecen el apoyo de los “coloraos” y particularmente a Quique Antún, y no se sonrojan al decir que esta unidad busca terminar con la corrupción, la impunidad, la inseguridad y otros males que nos hereda el Partido de la Liberación Dominicana.

Y es también posible porque la sociedad carece de una masa crítica que obligue a tirios y troyanos a encauzar la política por caminos menos fáciles que el insulto y la estulticia “analítica” de los variopintos que monopolizan los espacios de opinión, púlpito que les sirve, al decir de Félix Ortega, para su “sermoneo profético” y para “tratar de convencer moralmente antes que demostrar racionalmente”.

Las propuestas de Minou y de Guillermo están ahí, discutamos su pertinencia actual y su trascendencia futura. La novedad de sus respectivos enfoques y su fuerza para cambiar las cosas, si las tienen. Atrevámonos a dejar de culparlos desde ya de la previsible desgracia ajena.

Anuncios

14 Comments

  1. Bueno, es que el PRM no es tan progresista como ellos pretenden, pero bueno sería que Minou y Guillermo conversen entre ellos y así se ofrecería una opción de izquierda más fuerte. Fuerte por la unidad y fuerte por la percepción.

    Me gusta

    Responder

  2. Es cierto, en este país no hay partidos con ideología, ni nada que se le parezca, con la muerte de Bosch, Peña Gomez y por qué no, de Balaguer, todos se igualaron y cualquierizaron.
    Es cierto que generalmente, la meta es cambiar, por cambiar, eso es cierto.
    Pero, el país está pasando por una disyuntiva, un momento histórica en el cual, si realmente interesa que en un futuro no muy lejano, tengamos País, instituciones, es necesario cambiar, sacar al PLD del poder.
    En los momentos actuales no hay de otra, nos jugamos el país.
    Todo aquel que realmente le interese el país, debe aunar fuerzas con esta finalidad, dicen los viejos del campo, que la carga se acomoda en el camino, luego de desplazarlo, previo compromisos, se puede aprobar la Ley de Partidos, eliminar Barriles, Barrilitos, Nominilla, eliminar la reelección de la Constitución, blindar la Constitución para que nunca más pueda instaurarse la nefasta, maldita Reelección, acabar con la impunidad, llevar a juicio a todos los corruptos, confiscar los bienes robados, etc., etc. etc., pero para eso, PRIMERO HAY QUE GANAR LAS ELECCIONES,SACAR AL PLD DEL PODER, SER PODER
    FUERA DEL GOBIERNO, FUERA DEL PODER, NADA DE ESTO ES POSIBLE Y SI SE QUEDAN ELLOS EN EL GOBIERNO, QUE ENTRE EL MAR Y NOS TRAGUE.

    Mientras tanto, todo aquel que sabiendo que no tiene ninguna posibilidad real solo, no es más que un aliado, consciente o no, vendido o no del oficialismo, del gobierno y hay muchas maneras de ser aliado solapadamente y cogiendo a los incautos de tontos útiles.

    Me gusta

    Responder

  3. Todo es muy simple, Margarita: Guillermo y Minou tampoco representan cambio estructural, son parte del mismo sistema, quizá más o menos honestos, pero sin una propuesta convincente de transformación. En estos momentos el mayor peligro es la reelección forzada e inconstitucional. Sufrí aquel pacto diabólico con el que el pld se alió al reformista, hoy es importante recuperar al menos un cierto constitucionalismo, aunque para ello tengamos que asumir la real coyuntura .Minou estuvo en aquel pacto donde el único interés era frenar a Peña, ahora el sacrificio es por que al menos dos candidatos decentes alcancen una cuota de poder suficiente. Sin poder no es posible contribuir a los cambios inminentes. La historia está llena de ejemplos.

    Me gusta

    Responder

    1. Dejemos el pasado atras,que si Peña,que si esto que si lo otro,señores estamos en politica,esto no es cosa de niño,miremos el presente,porque si vamos a ver,Peña era un SocialDemocrata,que no hiba a hacer grandes cambios, lo que conocimos el caracter de Peña lo sabemos.El camino es largo, y lleno de obstaculos insarvables,ademas hay que educar y organizar a un pueblo y una juventud, que ha estado apartada de metodos organizativos y politicos.Hay que alejarlos del dinero facil y llevarlo a una lucha Ideologica para la conquistar del poder. Hay sectores que desearian que tanto Minou como Guillermo Moreno,apoye al PRM, el problema es que tanto el PRM como su aliado el PRSC,son dos propuestas de derecha, que para nada han reinvindicado propuestas tendientes a beneficiar al pueblo con politicas de Izquierda o liberales que se vean en realidad que no van a ser mas de lo mismo, en ese sentido tanto Minou y Moreno han preferido seguir organizando sus respectivas organizaciones para ver que pasa en el futuro. Solo les recomiendo empezar por organizar a los Obreros ,Campesinos y estudiantes, luego las amas de casas,clubes deportivos y los sindicatos desparramados por la geografia nacional,la clase media,asi como chiriperos y demas grupos sociales, el pueblo necesita una propuesta de Izquierda, y dejar el miedo a un lado,en paises,que tuvieron guerras donde tanto la derecha como la Izquierda estuvieron enfrentadas,hoy dia la Izquierda,mediante una gran organizacion y un gran trabajo a logrado obtener el poder, en los siguientes paises , El Salvador,Chile,Uruguay,Guatemala,Venezuela y Brazil . Los Dominicanos no debemos ser menos,y luchar por sacar la derecha corrupta que hoy nos desgobierna,robandose los fondos que servirian para el desarrollo del pais.

      Me gusta

      Responder

  4. Interesante y muy juicioso artículo que mueve a pensar y analizar con actitud crítica y autocrítica. Ojalá todos nuestros políticos se detuvieran en su agitado ritmo narcisista y se hagan uña auto confección honesta y bien intencionada, siempre pensando en el bienestar común.

    Le gusta a 1 persona

    Responder

  5. Tienes toda la razón Margarita, toda. Danilo se va a quedar en el poder y no será por culpa de Guillermo ni de Minou. Será por nuestra culpa, la de todos, por nuestra indolencia y falta de coraje para salir a movilizarnos y a reclamar de miles de maneras nuestros derechos conculcados. Por exigirles a otros lo que nosotros no somos capaces de hacer, permaneciendo como observadores en nuestra zona de confort.

    Me gusta

    Responder

  6. Tienes toda la razón Margarita, toda. Danilo se va a quedar en el poder y no será por culpa de Guillermo ni de Minou. Será por nuestra culpa, la de todos, por nuestra indolencia y falta de coraje para salir a movilizarnos y a reclamar de miles de maneras nuestros derechos conculcados. Por exigirles a otros lo que no somos capaces de hacer, permaneciendo como observadores en nuestra zona de confort.

    Me gusta

    Responder

  7. Cada vez que leo un articulo o comentario suyo, creo que estoy bailando un meregue “Apambichao” de Joseito Mateo (espiritualmente)…, dejar de ser una persona correcta, para ser una mejor persona, es dar un paso hacia delante en el entramado de nuestra vida…///

    Me gusta

    Responder

  8. La única razón que a Minou se le pretende dar un pase es por sus apellidos. Y esto no es objetivo. No lo es. Minou estuvo en el PLD cuando éste era un desastre y no lo acusó, necesariamente; lo defendía más bien. ¡Lógico es que defendiera el partido que la llevó a ganar! Más bien, creo que lo de Minou es oportunismo. Ella no abandonó el partido por idiología o porque vio injusticias del mismo, como ve hoy; sino porque el PLD la atacó a ella, jugó con la memoria de sus familiares. Entonces sí se fue…

    A pesar de, guardo algo de respeto por ella; al menos ella se fue, abandonó. Ella hoy en el PLD, hubiese sido la candidata a senadora, y hubiese ganado. Y dejó todo eso atrás. Recibe un aplauso por eso. Ahora, ponerla aquizá al mismo nivel de Moreno, que se fue del poder por idiología, por principios, por honor, creo que no está bien del todo; si se hizo eso… O asumir que quien difiera de algo como esto, está mal, también está muy abusivo el dicho. Minou es lo que es. Y sí, ahí está la historia. Los líderes verdadero abandonan, y lo hacen rápido. Preguntémosle a Bosch, que formó otro partido a sus 64 años de edad; dejándolo todo atrás.

    Yo quisiera ver a Minou como vice de Moreno. Porque tampoco pretendo que de nuestra Selva van a salir políticos paradigmáticos de la noche a la mañana. De lo que hay, Minou pasa la prueba. Guillermo tiene más credibilida, para mí. ¡Ganada!

    Ahora, síganle defendiendo todo a Minou, todo. Con esto no digo que sea ladrona, o que sea yo de un partido en específico. Aquí hay que decirlo todo. Porque las cosas suelen sacarse de contexto. Sino que, Minou no es tan inmaculada después de todo. De serlo, hubiese abandonado el PLD hace siglo, como muchos lo hicimos….

    Me gusta

    Responder

    1. Apreciado lector: No entraré a considerar sus arriesgadas opiniones sobre las razones de Minou Tavarez Mirabal para abandonar el PLD. Tampoco me defenderé a mi misma de su interpretación de mi artículo. Si quiero, sin embargo, hacerle una precisión en favor, simplemente, de un mejor conocimiento de los hechos: Guillermo Moreno no renunció a la Fiscalía del Distrito Nacional, aunque pienso que de no precipitarse los acontecimientos hubiera podido terminar haciéndolo. Fue destituido por Leonel Fernández cuando se negó a obedecer su orden de dictar la libertad de un hermano de Quique Antún Batlle, preso por haber desfalcado la Lotería junto con Pepe Goico y un haitiano apellidado Mazourka.

      Me gusta

      Responder

      1. Tampoco pretendo entrar en ningún debate. Me parecería absurdo. Le comento lo que creo, porque creo que para eso escribe usted, en parte. Si quisiera que responda lo que desea escuchar o leer, debió colocarlo en algún lado esta información y así no opino. Tampoco deseo importunar su Bloq, haciendo –lo que considero– algo normal.

        Sobre la renuncia o la destitución de Moreno, lo considero irrelevante para lo que hablé. Pero gracias por la precisión, no hacía falta. La conozco muy bien… De todos modos, para seguirle el juego, el hecho de que haya sido destituido por hacer su labor, no deja de ser paradigmático.

        En otro orden, así como usted dice que Minou está bien, así mismo, con ese mismo riesgo, rigor, digo yo, que no. Entonces entramos en una pequeña diferenciación de pareceres, en un desacuerdo completamente filosófico. Y tampoco voy a entrar en esto. Sino que, aducir a que quien no lo piense así, está mal, lo creo una irracionalidad. Pero digamos que dejemos eso así. Defienda usted, si es que lo que hace, que yo seguiré con mi luchar por mantener la objetividad en su totalidad, por abogar por la ética de los inmensos, no la media ética.

        Pero digámosle que sí a todo lo que escribió. Si eso le parece más genial. Y ya…
        ¡Buenas tardes! Y disculpe por haberme aventurado a su muro. No debí.

        Luis Alberto Nina

        Me gusta

  9. Excelente análisis Sra. Cordero. Tan cierto todo. Lo que alienta es que cada vez hay más alternativas, sea Guillermo, sea Minou. Los mediocres siempre serán más hasta que digamos NO. Hasta que comencemos a votar por los mejores en vez de por los que van a ganar, ésa es la mentalidad que hay que combatir y conquistar.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s