El discurso patriótico en tiempos del Sika

fantasmasLa semana que concluye este sábado ha estado cargada de advertencias sobre la amenaza que fuerzas malignas hacen pender sobre la testa de la áurea República. Es como para comerse las uñas de puro miedo. Para temblar de espanto cuando el crepúsculo se vuelva noche y cualquiera de las Edes no pueda “aluzar” nuestras penumbras, dejándonos a merced de los fantasmas.

Roberto Rosario Márquez, el inefable presidente de la no menos inefable Junta Central Electoral, se despacha, en un arrebato patriótico casi hipnótico, denunciando que “existe un movimiento para borrar todo vestigio de pensamiento duartiano, y con él, cualquier destello de independencia y soberanía dominicana”, según recoge el periódico El Caribe. ¡Vade retro fusionismo! Váyanse a donde menos huelan las comprobaciones, el dato que certifique, aunque irresponsables como Rosario Márquez se contenten con el espectáculo porque están seguros de que encontrarán una prensa anémica que no les pedirá decir más.

No sé si antes o después que Rosario Márquez, igual da, el presidente del Tribunal Constitucional Milton Ray Guevara hablaba en un discurso de “enemigos ocultos” que amenazan la “independencia” –soberanamente comprometida con el pensamiento y las prácticas sociales más conservadoras, por si se le olvida— de un conjunto de jueces que llegaron a donde están, eso piensa la mayoría, para cumplir los propósitos de un político, Leonel Fernández, que quiso asegurar su futuro impune amarrando las altas cortes a su puerto. Puro relato gótico, incluido el bondage.

Estas pesadillas “patrióticas” de Rosario Márquez y Ray Guevara son caja de resonancia del discurso ultraderechista de la Fuerza Nacional Progresista, minúsculo pero activo grupo, que no partido, que apenas suena desde que saliera del poder por no haber medido las consecuencias de su inútil bravacunería. Aduladores y serviles creyeron que eran “gente” y se dieron de frente contra la pared.

Este sábado 30 de enero, Pelegrín Castillo advierte que “la República está amenazada y en peligro de muchas maneras, y la cúpula de la mayoría de los partidos son cómplices por acción u omisión”. No define las maneras de esta amenaza, quizá porque, de existir, enumerarlas terminaría provocando hipoglucemia cerebral al denunciante; quizá porque es más cómodo y mediático –la zonsera de los medios pare pesadillas— hablar de generalidades que sirven para cualquier cosa, incluido echarlas en la basura. O preparar un imaginario jugo energético que sirva para lograr músculo sin ir al gimnasio.

Hagamos el inventario: a) difusas fuerzas del mal quieren borrar todo vestigio del pensamiento duartiano, según el presidente de la inconsúltil JCE; b) del inframundo salen los malévolos enemigos, parapetados siempre en las sombras, que acosan la “independencia” (¿nos desternillamos de risa?) del intachable Tribunal Constitucional; c) el benjamín de la perversa casta habla también de amenazas y peligros en el mejor estilo del progenitor, que nada concreto dice nunca porque lo suyo es confiar en que la calumnia, aun difusa, algo sedimenta. Y eso le regocija. El lodo es su elemento.

Que el discurso público dominicano es alucinatorio –¿esquizofrénico quizá?– no admite discusión. Ninguno de estos tres próceres de la dominicanidad señala, con nombre y apellido o con nombre jurídico, a los responsables de las conspiraciones contra esas ideas jurásicas de patria, nacionalidad y demás yerbas, incluido el cannabis, más que tormentoso cuando se fuma verde. A algo obedece este silencio. Por eso, y en el mejor de los casos, son agitadores de fantasmas que implantan un espantanpájaros para cuidar, eso creen, sus pequeñas parcelas de fanáticos.

3 Comments

  1. Es un placer leer un artìculo tan bien escrito y con un tono irònico tan bien logrado. Pero no estoy de acuerdo con todo lo que dice. No pertenezco al partido FNP. Mi familia es oriunda de San Francisco de Macorìs, al igual que los Castillo. Tuve 2 tìos maternos abogados, uno de ellos amigo de Vincho, por lo que existe un sentimiento de respeto en mi familia hacia esa familia, que no me siento dispuesta a romper. Aunque mi ideologìa està muy lejos de la derecha, sì creo en la existencia de un proyecto colonialista para fundir en una sola las dos naciones de esta isla. Y todo el mundo menciona con frecuencia a sus gestores , Estados Unidos, Canada y Francia, principales recipientes de una indeseada inmigraciòn haitiana, despuès de Dominicana, recipiente principal, ya que el Masacre se pasa a pie.
    Un amigo muy inteligente ya fallecido, me decìa que el destino de Dominicana como lugar de paso, que comenzò con la despoblaciòn española del norte de la isla, que a su vez facilitara la formaciòn de la colonia francesa, seguirìa su curso, hasta que al fin quedaran ùnicamente los que, aùn deseàndolo, no habìan logrado escapar.
    Creo que a lo largo del ùltimo siglo se han incorporado a nuestra poblaciòn cerca de 2 millones de haitianos, que forman parte de los 10 millones de la poblaciòn total. La rapidez de este trasvase deberìa terminar para evitar los conflictos entre etnias diferentes tan comunes y letales en Africa, pero que suceden en el mundo entero, como Irlanda e Inglaterra, serbios, croatas y bosnios en la ex Yugoslavia, flamencos y valones en Bèlgica, y un largo etcètera.
    Algunos dicen que Haitì no coge suero, pero no comparto esa idea. Ahora bien, el problema es de tal magnitud, que le corresponde a la comunidad internacional resolverlo, comenzando por sacar unos cuantos millones de habitantes del territorio haitiano, que el tamaño de Dominicana ya no puede asimilar, para entonces poder comenzar a ocuparse de los atàvicos problemas de esa poblaciòn. Estàn equivocados sus propulsores cuando piensan que Dominicana podrìa administrar la isla entera, cuando ni siquiera puede todavìa administrarse a sì misma aceptablemente. O que los màs de 100 partidos polìticos de Haitì aceptarìan esa soluciòn apaciblemente.
    Cada haitiano que conozco de forma individual me simpatiza, siempre que no me demuestre demasiado obviamente el derecho que creen tener sobre el territorio de mi paìs. Pero esto no impide que no pueda pre-ver los catastròficos eventos que podrìan suceder en esta isla si ese trasvase no se detiene ya. Por lo que lamento que Medina forme parte del PLSC, ya que es el ùnico que se ha atrevido a coger al toro por los cuernos.

    Me gusta

    Responder

  2. Cuando nadie les hace caso a sus insulsas y arcaicas palabras, que se han detenido en el tiempo, ellos mismos se critican y repelen para poder llenar paginas de periodicos y redes sociales. Lei, que en el mundo, para el 2004, habia un millon de Dominicanos Inmigrantes, haga un ejercicio y multipliquelos (simplficacion de la suma) por tres o cuatro veces esa cantidad y seremos tantos dominicanos como el “Sorgo” en el mundo, incluyendo a los dos “Blancos Honorificos”, que han desatados este Pandemoniun…///

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s